DE LA EFICIENCIA DE LOS ARBITROS DE JUDO, Y DE LA CALIDAD DE LOS TORNEOS DE JUDO

Por: Profesor Nestor Figueroa, Sinchijudokan Institute                     Derechos reservados. Señalar fuente y autor.

—————————————–

1. Reglas Complicadas y Arbitrajes Deficientes

Hasta antes de los 1951 en que se creara la FIJ, las competencias de Judo eran arbitradas por maestros del Judo, verdaderos conocedores y estudiosos de esta disciplina. Con el correr de los años, la calidad de árbitros ha cambiado, las reglas de combate del Judo han ido modificándose, incrementándose, en cierto modo cuando en una actividad, los elementos que la componen sufren cambios de incremento cualitativo y cuantitativo de sus elementos, es menester efectuar modificaciones a fin de mantener un nivel preservador y adecuado de eficiencia.

En 1948 se procede a formular un reglamento escrito de las reglas de arbitraje y de combate del Judo avizorando la realización del Campeonato Mundial de Tokio en 1956, desde entonces el reglamento ha venido pasando por diversas modificaciones, con la finalidad de mantenerlo eficiente, toda vez que las categorías o divisiones de peso fueron también incrementándose, así en los 1974 se agregan las puntuaciones de Yuko y Koka.

Más tarde se han introducido tableros electrónicos para registrar las puntuaciones y faltas de los atletas, lo cual está muy bien, también hay que considerar que la velocidad de una técnica o de sus movimientos son más rápidos que el ojo humano, y eso hace difícil humanamente para el arbitro decidir en fracciones de segundo qué puntuación sancionar.

Creo que se está confundiendo el término “evolución” del Judo con “modernización, comercialización y crecimiento del entorno del Judo” y tergiversando el concepto de “eficiencia de perfomance”; modernización no es necesariamente mejoría, eficacia, porque si analizamos los torneos internacionales, observamos que el Judo no ha evolucionado en términos de eficiencia técnica, ni de eficiencia biomecánica. Concluimos que cantidad de medallas ganadas no significa necesariamente eficiencia de perfomance cualitativa o técnica.

Los atletas se ven más diestros en usar movimientos de contorsiones y fuerza bruta, usando elementos de movimientos que no corresponden muchas veces a las técnicas del Judo. Eso no es desarrollo del Judo al menos en el aspecto técnico. Me parece sí, que en el plano de la comercialización, difusión, imagen, aceptación, recursos, información, tecnología, metodologías de entrenamiento, practicantes, clubes, hay importantes avances y crecimiento.

Por otro lado, hay árbitros que no analizan o parecieran desconocer si ciertos movimientos, y su secuencia técnica, corresponden a una técnica oficialmente registrada en la clasificación de la FIJ, muchas veces el árbitro sólo observa que ciertos movimientos constituyen una técnica por el hecho de poner de espalda al oponente; el objetivo entonces se convierte en solamente poner de espaldas al oponente, no importando qué movimientos, procedimiento  o técnicas se realizan?.

Acerca del reglamento de árbitros, considero que los artículos números 20 Ippon, 24 Yuko, acerca de su manera descriptiva y de los elementos que constituyen una técnica propiamente entendida, deberían ser revisados y descritos en una manera muy específica y detallada, de manera que no queden interpretaciones sueltas o hubieren razones para despertar dudas o incongruencias.

El Koka fue eliminado en el 2008 por la IJF. Además de la reciente modificación de reglas por la misma IJF en el 2009, con la finalidad de mejorar la calidad del Judo, y de evitar la influencia de la Lucha Libre en el Judo; lo cual es una loable iniciativa para hacer del Judo una disciplina basada en el desequilibrio y la eficiencia técnica, como enseñara Jigoro Kano y sus seguidores del Kodokan.

Los términos usados en el reglamento como “ampliamente sobre la espalda” y “velocidad” o “fuerza”, se sustraen a imprecisión, porque “ampliamente” no es igual que “espalda total” o “espalda completa”, o 100% espalda. Por otro lado, en una técnica de Judo lo que se espera es eficiencia en la aplicación del Kuzushi, y no precisamente de la fuerza. El desequilibrio es el fundamento del Judo.

Este mismo reglamento habla de “control, velocidad y fuerza” como elementos determinantes de la eficiencia puntuacional para una técnica. Qué quiere significar el reglamento de Judo al mencionar la “fuerza” como uno de los elementos de una técnica?. Los principios del Judo dicen «máxima eficiencia con mínimo esfuerzo», y Ju significa «flexibilidad». Qué concordancia tiene esto con lo que señala el reglamento de árbitros de la IJF?.

O sea, se debe usar más fuerza para que la técnica sea eficiente y válida?. Me parece más bien que debemos hablar de resolución” en la aplicación de la técnica, es decir, el uso de la potenciación armónica con la “destreza”, en el Waza o técnica aplicada.

En términos de eficiencia de reglas y de mantener la pureza del Judo, realmente poco o nada eficaz se ha hecho por mejorar y hacer más eficaces las reglas del Judo, más bien, cada vez las incrementan, se las hace más complicadas, ese defecto ha motivado que simultáneamente en los 90 apareciera el fenómeno de introducir la Lucha Libre en el Judo, ciertos grupos buscan o especulan en los torneos el ganar por las faltas cometidas por el oponente, o exclusivamente por  Yukos, puntaje que debería desaparecer, y quedar solamente el Ippon y el Wazari, buscando motivar hacia alcanzar la eficiencia y la estética.

Mejor dicho, una técnica eficientemente aplicada, obtiene un puntaje de Ippon o Wazari; en cambio una técnica pobremente aplicada, o careciendo de los elementos biomecánicas que la optimicen, solamente merecería un Yuko o un Koka.

Referente a la escasa movilidad lateral y vertical de los árbitros dentro del área de combate, y que muchas veces están parados, fijos, inmóviles y detrás de las acciones; en ocasiones,  lucen tapados de visualización por los mismos atletas, impidiéndoles ver y seguir con exactitud la dinámica y los detalles de las técnicas.

Otras veces los movimientos de los árbitros son lentos, debido a sus edades o a su despreocupada gordura, o falta de estado físico como para moverse velozmente al ritmo de las acciones de los atletas; o lo que también es grave, por falta de práctica de Judo en el dojo, que obviamente, no les permite estar actualizados de las técnicas, combinaciones, neutralizaciones, y velocidad de los atletas. Muchos árbitros se les observa carentes de cualidades, de reflejos para la posición, observación, apreciación y determinación (como señala el Manual del Árbitro); todos estos factores condicionantes impiden muchas veces que los árbitros tengan justeza, imparcialidad y eficiencia en sus penalizaciones, ética y actuaciones.

He visto árbitros sin reflejos como para arbitrar un combate, además que las reglas son frondosas de por si, pobres de simplicidad y solvencia; por otro lado, la dinámica del movimiento en una técnica puede ser tan veloz que es imperceptible para el ojo humano, y si el arbitro no tiene rápidos reflejos para discernir en fracciones de segundo el resultado de una técnica, este puede perjudicar al atleta.

Los árbitros deberían ser preparados para usar movimientos similares a los árbitros del boxeo, que giran alrededor de los atletas, de un lado a otro, buscando siempre el ángulo libre y preciso para ver y seguir las acciones y detalles del combate. Rápido de reflejos y reacciones, con agudeza visual, veloces en discernir e interpretar situaciones confusas.

Es necesario que los árbitros sean requeridos de tener un mínimo de horas mensuales de práctica del Judo, como requisito para arbitrar competencias. Hay árbitros de categoría continental que ya no hacen Judo. Ni pasan por el Dojo, menos estudian o hacen casuística de competencia. Cómo llegaron a ese nivel?, bueno, la política y los intereses también juegan en las promociones de los árbitros.

Cuando los atletas del Judo caen en Newaza, los árbitros deberían inclinarse o doblarse para seguir las acciones detalladamente como hacen los árbitros del cachascán. Los árbitros deben ser requeridos de tener al menos 8 horas mensuales de práctica efectiva de Judo.

Sin duda que las reglas de competencia del Judo deben simplificarse a sólo dos clases de puntuación, el Ippon y el Wazari, así mismo debe existir una sola clase de faltas y penalidades, porque si existiera una acción preventiva de los árbitros contra movimientos indebidos, ya no habrían faltas intermedias como existen en la actualidad.

Esa prevención que son las amonestaciones o llamadas previas de atención de los árbitros, debe introducirse en defensa de la integridad de los atletas, del prestigio del entorno de las competencias y de la preservación del Judo. Aunque las penalizaciones actualmente se han simplificado a shido y hansoku- make, lo cual está muy bien.

Cuando un atleta empieza a usar artificios, o movimientos, o técnicas que no son propios del Judo, o que no estén en la clasificación de los Waza, el arbitro debería parar la pelea para recomendar que se haga Judo, y no otra cosa que simule ser Judo.

De otro lado, las decisiones de los árbitros jamás podrían ser incuestionables o inamovibles, son humanos, son imperfectos, y muchos árbitros no son cualificables en sus rendimientos; por consiguiente, las decisiones deben ser apelables en el acto mismo y subsecuente, y modificadas en el acto por un supervisor de decisiones, para ello se cuenta con tecnología moderna de vídeos, que ayudan a mejorar la calidad del arbitraje en Judo.

Ya es tiempo de clarificar, limpiar, enderezar el Judo deportivo, particularmente, porque el mal arbitraje lesiona las aspiraciones y meses de esfuerzo de preparación de los atletas, y también, porque el Judo es ciencia y arte del desequilibrio, por tanto, los árbitros deben ser eficientes en observar y discernir con ética, la biomecánica del Judo.

2. Ejecución y Control en la Técnica

Lo observado por ejemplo, en las Olimpiadas de Judo de Atenas 2004, fue sorprendente en cuanto a pobre calidad de arbitraje y bajo nivel de calidad en muchos equipos de Judo de algunas naciones. Con gran dosis de Lucha Libre y contorsionismo circense en las competencias.

Por cierto, hay muchos otros ejemplos de mediocres arbitrajes sucedidos en competencies relevantes en todo el mundo, que nos lleva a reflexionar seriamente, de que al arbitraje en Judo, se le debe poner especial atención para mejorarlo; porque está perjudicando a muchos atletas.

Debe establecerse requisitos más exigentes de idoneidad, instrucción académica, profesionalismo, condición ética, conocimiento del Judo, práctica minima mensual de horas/dojo, revalidación de licencias de arbitraje anualmente, exámenes comprobatorios de teoría-interpretación de casuísticas, y preparación física en los arbitros de todo nivel. Finalmente, el arbitro es humano, y tiene un índice de tolerancia al error, ello es comprensible, pero debemos exigir el meaximo de perfomance en los arbitrajes, y una transparente condición ética también.

El Judo se está distorsionando en las competencias, hace poco vi a un atleta en una competencia local, coger a otro de la zona de los testículos y levantarlo en el aire con una fuerza descomunal, voltearlo en el aire y bajarlo de cabeza para ponerlo de espaldas, el árbitro sancionó Ippon.

Me pregunté qué técnica era esa?, porque no estaba registrada en la clasificación de la IJF, menos en la del Judo Kodokan. Me pregunté cómo podía este arbitro de categoría internacional dar un Ippon?. Me pregunté si la idea de dar puntajes en una pelea era sólo por el hecho de poner de espaldas al otro atleta?. Sin importar de qué manera o medio lo hiciera?.

Está llegando el Judo a una suerte de Lucha Libre con un reglamento complicado y nada eficaz que contribuye a deteriorar el Judo ?. Lo que estoy observando en las competencias definitivamente, es la pérdida del espíritu y de los fundamentos del Judo, reemplazado por un afán enfermizo consumista, comercial, y codicioso de ganar medallas a como de lugar, aún lesionando a los oponentes. Ya desapareció el Jita Kyo Ei y el Sei Ryoku Zen Yo.

He observado además, que muchos atletas tienden a copiar o imitar formas y movimientos de aquellos atletas de pobre técnica pero aún así ganadores de medallas, no importando cómo lo logró, sea con Judo de alta escuela en calidad y eficiencia biomecánica, o con aplicación de Lucha Libre y gestos de contorsiones.

La idea es ganar, no importa de qué manera, sin ejecutar Kuzushi, incluso, se ven técnicas de Morote seoinage o Seoi otoshi, que en la fase final del Kake, el Tori rueda sobre sus espaldas encima del oponente y perdiendo el control, para obligar al Uke a quedar de espaldas, por ineficiencia del Kuzushi del mismo lance ejecutado.

El perder el control en una técnica de Judo es una deficiencia de Kuzushi, porque si tanto el desequilibrio, como el contacto eficaz de los dos cuerpos en Tsukuri, estuvieran correctamente instrumentados, Tori no tendría por qué perder su equilibrio y quedar de espaldas ante Uke al terminar un lanzamiento.

En Judo cuando se ejecuta una técnica, la secuencia de los 3 pasos Kuzushi, Tsukuri, Kake deben ejecutarse según las variables de tiempo, ángulo, pausa, velocidad, dirección, sentido, equilibrio, coordinación, rotación, traslación y ritmo, manteniendo Tori el control de la ejecución de la técnica en todo momento.

Ese aspecto del control del ejecutante, es un asunto que las reglas de competencia y los árbitros sólo lo consideran en teoría, y respecto sólo al control, más no a las otras variables mencionadas de la técnica. Estas variables son componente de la biomecánica de un Waza, y por consiguiente clarifican el control ejercido en la ejecución de la técnica.

Me pregunto, cómo puede calificarse que hay control en una técnica, cuando el ejecutante perdió el equilibrio por efecto de una contorsión circense del cuerpo?, a veces poniendo en peligro su integridad o la del oponente?. Este artificio da una gran desventaja si el arbitro sancionara Yuko, porque Uke en ese caso, podría ejecutar una técnica de ahorcamiento.

Hay muchas situaciones confusas que pueden darse en la instrumentación de una técnica, particularmente en las competencias, en donde hay bullicio, influencia del público, de entrenadores, de equipos, tensiones de parte del mismo árbitro, la velocidad con que pueden ocurrir ciertos movimientos, ubicación del árbitro, todos esos factores, influyen en la visión y rápido discernimiento del árbitro para sancionar determinado puntaje en fracciones de segundo.

Finalmente, creo que es muy conveniente sugerir que se haga observación y análisis de la perfomance y de la eficiencia, cada vez que se asistirá a competencias; o cuando se trata de instructores, clubes o escuelas que vamos a elegir para estudiar y practicar el Judo.

Si esas características ambientales convienen a nuestras expectativas y objetivos, si acaso vamos a aprender Judo, o piruetas, contorsiones, o Lucha Libre mezclado con Judo, o si ese entrenador o instructor tiene claros los fundamentos del Judo Kodokan ?.

Conviene saberlo previamente, es una sana y prudente decisión que debe tomarse. Analicemos si la estética de una técnica, y su eficiencia de resultados de logro y de puntaje, están asociadas a perder el equilibrio por parte de quien ejecuta o lanza la técnica (Tori); pues lo que se ve en muchos pasajes en los combates de torneos internacionales, son actos espectaculares de malabares, volteretas, saltos exagerados con peligro de dañarse la cervical o fracturarse alguna parte del cuerpo.

3. Técnicas Prohibidas y Lucha Libre en el Judo

El fin justifica los medios. Ese es otro aforismo que se aplica hoy en día en el entorno de las competencias, para ello no interesa utilizar formas de movimientos con volteretas, pérdida del equilibrio, pérdida del control del ejecutante, y poner en riesgo la integridad física de los participantes.

Esta naturaleza de especulaciones o de estrategias en los combates ha afectado, empobrecido la calidad del Judo, llegando al punto que un mayor porcentaje de torneos se caracterizan por tener técnicas preferentes como Kata guruma, Te guruma, Ura nage, Morote gari, Kuchiki taoshi, Kibisu gaeshi, Sode tsuri komi goshi, y Kawazu gake, esta última que la convierten a Uchimata, o Uchi gake, o Soto maki komi, enganchando la pierna del Uke.

Recordemos las prohibiciones de las nuevas reglas de Judo de  competencia, en que se prohiben precisamente, ciertas técnicas y maniobras que tiene como origen inicial de ataque levanter con las manos.

También he observado cierta variación de Kani basami, lo que puede apreciarse es que estos atletas aplican técnicas no contempladas en el Canon del Judo, que son variaciones o simulaciones de técnicas de Judo. La tendencia es muy clara en los torneos, acerca del uso de ciertos movimientos para tratar de “levantar” al oponente a como de lugar.

Es decir la fuerza bruta reemplaza a las habilidades técnicas. Por qué?, simplemente porque el atleta que no posee habilidades técnicas, y sus entrenadores que tampoco las poseen, les enseñan a utilizar artificios que les permitan usar otras capacidades como usar la fuerza para salir adelante. Estos entrenadores no tienen obviamente claro el fundamento del Judo, máximo resultado con mínimo esfuerzo.

Por ejemplo el uso indiscriminado del Kawazu gake en torneos mundiales, especialmente por atletas europeos, que enganchan la pierna del oponente y la enrollan peligrosamente, luego se tiran hacia adelante o hacia atrás en una especie de pirueta o voltereta circense, acto que extrañamente los árbitros sancionan como Ippon, lo que significa que no se percataron de esa ilegalidad, debido a su precario entrenamiento en Judo, su escasa movilidad, y su pobre conocimiento de las técnicas del Judo.

Se observa también la aplicación de un Kenkayotsu orientado hacia formas de agarre y ataques propios de la Lucha Libre, con manotazos, forcejeos improductivos, golpes en el rostro, doblamiento del torso a la altura de las rodillas.

Hoy en día es raro ver ganar en las competencias con técnicas que son más complejas, como Hane goshi, O guruma, Tai otoshi, Harai goshi, O soto guruma, Ashi guruma, Yama arashi, Sumi otoshi, Uki otoshi, o técnicas de Sutemi waza. La pureza del Judo se pierde, y algo urgente hay que hacer para remediarlo.

4. Apreciación de la Calidad y de la Perfomance de Campeonatos y Competencias

En Tierra del Ciego, el Tuerto es Rey. Este es un viejo aforismo usado popularmente cuando se quiere identificar a algunas personas, que a pesar de tener un bajo rendimiento, o no poseer aceptables características en ciertas actividades o áreas de la vida, sin embargo logran notoriedad dentro del ambiente o círculo en que se mueven, por razones que los otros poseen menos capacidades, dejándose impresionar o superar fácilmente.

Es conveniente, que en los dojos, en campeonatos, torneos, campamentos, seminarios, y talleres de Judo, el nivel de calidad de la perfomance, de la enseñanza, de la participación, o de la organización, o lo que fuere, debería demostrar ciertos niveles de eficiencia, de manera que pueda tenerse una idea clara de sus niveles de calidad.

Estos niveles alcanzados son la unidad de medida, de referencia, de comparación para apreciar o evaluar la perfomance de una persona o de un grupo humano que se desempeña en ciertas actividades.

La cantidad de personas que puede haber en un dojo influye a veces en el progreso técnico, pero también influyen las características del instructor, su experiencia, conocimiento, capacitación, metodología, así como los estilos y habilidades de los miembros.

El nivel de calidad en una organización será determinado por su estructura organizacional, sus políticas, objetivos, metas, presupuesto, producción, calidad, gerencia, modalidades de trabajo, calidad de sus miembros, trabajadores, ejecutivos, recursos materiales, equipamientos, normas, procedimientos, productos y servicios, mercados, entorno.

Así, en un torneo o competencia lo que observamos para determinar su nivel, son su difusión, relevancia como olimpicos, mundiales, continentales; ubicación, fechas, clima, cantidad de participantes, relevancia técnica de los equipos o naciones participantes; condiciones físicas del local, calidad de arbitraje, de jueces, oficiales de control, reglas internas, programación del evento, condiciones de los tatamis, tipo y variedad de premios, y el nivel técnico de los participantes.

También se da el caso, que muchas federaciones y organismos vinculados al Judo, envían representantes a determinados torneos, con la finalidad de gastar el dinero de sus presupuestos, sin eficiencia ni criterio de costo-beneficio. O simplemente, para hacer turismo de directivos, o para intentar ganar, cuando el nivel de ciertos torneos o campeonatos no tiene relevancia, y permite a sus enviados poder lograr alguna medalla pobremente.

Existen ciertas variables relativas a la eficiencia de perfomance, las cuales nos permiten evaluar, comparar, analizar, y tomar decisiones en materia de eventos del Judo, o sea de las competencias.

Porque es conveniente observar qué nivel y a qué clase de competiciones puede ir un (judoka, equipo, nación) de acuerdo a su nivel de preparación, alcance, expectativas, conocimientos, experiencias, y logros obtenidos.

Los instructores deben diseñar ciertas políticas previas a las participaciones de sus estudiantes en competencias, la idea no es ir y participar en cualquier torneo, pensando que así se gana experiencia, los criterios de participación deberían considerar los siguientes aspectos.

a) Eficiencia de Perfomance Individual-Equipo

Se refiere a la cantidad de rendimiento alcanzado en materia de medallas, trofeos, número de torneos participados anualmente, en una relación del total de premios logrados sobre el total de torneos participados. Los índices son excelentes referencias estadísticas y analíticas para el planeamiento y estrategias.

Si queremos afinar la información más todavía, observaremos la relación que existe entre la cantidad de medallas obtenidas por el equipo, o persona, sobre el total de medallas disponibles, sea en divisiones de peso, primeros lugares, segundos o terceros lugares.

b) Eficiencia de Recursos Técnicos Individual-Equipo

En este rubro se pueden observar la cantidad y clase de técnicas usadas para lanzar o ganar, y en qué tiempo se lograron. Combinaciones, aplicaciones de formas, qué preferencias o herramientas técnicas hubo como común denominador en un equipo o personas.

Se observará la Biomecánica de sus movimientos, coordinación, actitud emocional, mental. Observar también cómo dirige el entrenador, saber cuánto conoce de Judo. Toda esa información nos permitirá reconocer el estilo, la estrategia utilizada, y las posibilidades de quiénes participan.

c) Eficiencia de Oferta del Entorno

Esta variable analiza el ambiente ofertado como expresión total de los componentes que participan en el, eso da un perfil general, si se trata del nivel de un torneo, de una escuela, un club, una organización deportiva, lo que fuere.

No solamente en cantidades, sino en las calidades de los servicios o productos, la calidad del ambiente. Así se observará el nivel de arbitraje, jueces, materiales, equipos usados, tatami, capacidad instalada, cantidad de participantes, nivel técnico de participantes, normas y reglas usadas, programación de actividades, así un torneo puede tener niveles a, b, c, etc.

Si se trata de un club o escuela, se observarán los créditos de los instructores, experiencia, metodología de la enseñanza, tendencias dentro del Judo, estilos. La organización, administración, procedimientos utilizados, formatos, políticas, objetivos, capacidad instalada del local. Hay escuelas y clubes de diferentes niveles de calidad también.

d) Selectividad en las pre calificaciones y evaluación de equipos o atletas seleccionados

En cuanto a los procesos de eficiencia para la selectividad en los torneos pre calificatorios, o convocatorias, de procesos selectivos de los seleccionados locales, nacionales o internacionales, estos deben realizarse por estándares o marcas mínimas de rendimiento, considerando tres aristas evaluativos en el combate o Shiai: a. b. c. d.

Técnica empleada por su complejidad según clasificación del Go kyo no waza. Calidad técnica de la ejecución. Tiempo empleado en ganar el combate, y sin puntaje por infracción al oponente.

Competencias y torneos participados, según niveles de los mismos Puntaje sancionado, estos factores darán un puntaje total de rendimiento, que servirán para establecer clasificaciones de rendimiento A, B, C.

Mejor dicho, un atleta para ser elegido o seleccionado en determinadas competencias que involucren la representatividad local, nacional o internacional; deben ser calificados no solamente por haber ganado ciertos torneos de nivel precalificatorios, porque ello no determina su real idoneidad, capacidad técnica y física.

El asunto es determinar métodos cuantificables que sean objetivos y racionales en una pre calificación; a veces se ganan torneos por razones del nivel o calidad de los participantes o del mismo torneo.

Por ello, es necesario acondicionar referencias cuantificables por determinados parámetros, como son el logro de puntajes por Ippon y Wazari preferentemente, tomando en cuenta el tiempo utilizado para ganar, y considerando los índices de técnica- tiempo-resultado.

Estimando además, otros ciertos valores o ponderaciones cuando se gana por aplicación de las técnicas, las cuales tienen diversos grados de complejidad, como son técnicas de mano, de pie, de cadera, técnicas de sacrificio, técnicas de Katame waza.

Asignando valores de acuerdo a esa dificultad de ejecución de los grupos de Waza. En relación además a una calidad de ejecución, sincronismo, armonía, velocidad, estilo, en donde se aprecie el seguimiento y limpieza de los fundamentos del Judo.

Estos serían los parámetros para medir, evaluar, diferenciar rendimientos entre los atletas, y que permitan ponderar sus capacidades, porque ir a un evento local, nacional o internacional a nivel de representación, implica tener los requerimientos mínimos de rendimiento, que los califique idóneamente en sus capacidades, y que puedan hacer un rol importante.