MI PEDAGOGIA DEL JUDO KODOKAN

Profesor: Nestor Figueroa, Sinchijudokan Institute                           Derechos reservados. Señalar fuente y autor

En Sinchijudokan Institute, hemos seguido la metodología de enseñanza: “enseñar demostrando” y “aprender haciendo”, teniendo especial énfasis en la didáctica de los fundamentos o Kihon del Judo en nuestros estudiantes, obviamente, los fundamentos no pueden ser explicados de la misma manera a una persona adulta que a un niño, incluso entre personas adultas a veces es difícil entender ciertos conocimientos de biomecánica, pero es necesario hacerlo.

La fase siguiente es la de enseñar los aspectos de la eficiencia biomecánica en el Judo, que se complementan con todo el marco de las técnicas de Judo, que llamamos los procesos del Judo. Como son el Gokyo no waza, el Shimmeisho no waza, los Kata, la preparación y estímulo de las capacidades físicas, y los aspectos netamente técnicos de los waza.

De esta manera a lo largo de varias décadas, hemos logrado mantener un nivel adecuado de eficiencia en la preparación de nuestros estudiantes, tanto en el campo recreativo, de la defensa personal, así como en las competencias. Muchas veces han venido colegas y alumnos de otras escuelas y clubes a prepararse específicamente con nosotros para ciertos torneos o metodologías de instrucción.

Hemos logrado particularmente mantener la esencia del Judo Kodokan, en los términos y principios que lo enseñaron Jigoro Kano y Kyuzo Mifune. Si hay algo de tradicional o clásico en Judo, es su eficiencia, su biomecánica, su ciencia y arte del desequilibrio, y en esos fundamentos no hay variación en el tiempo.

Es difícil aceptar que se diga que hay un Judo moderno, el modernismo no está en el Judo propiamente, sino en las influencias que se quieren introducir en el Judo, como es el caso de la Lucha Libre o Wrestling, lo cual contribuye a distorsionar el verdadero Judo.

Consideramos que el Judo deportivo (Judo de competición) se debe estudiar focalizando el concepto de que el Judo es arte y ciencia del desequilibrio. En este sentido, una metodología adecuada será aquella en que se explique pero también se demuestre lo que se enseña, acerca del arte de la biomecánica de los movimientos del Judo, pero sin distorsionar el Kihon del Judo. Este fundamento de la enseñanza debe vivenciar el qué, el cómo, cuándo, y por qué de cada acción en esta disciplina.

La mejor didáctica será aquella que enseñe, y demuestre; que explique y fundamente; que investigue, analice y sintetice; que pruebe y funcione; que registre y evalúe. Que contraste y reprograme; que estimule la

creatividad y la coordinación; que estimule la eficacia de perfomance. Y que sepa motivar y promocionar a los estudiantes.

Tomando en consideración la enseñanza de la Estructura del Trabajo de Entrenamiento (ETE), que tiene esta secuencia:

Así como del Proceso de Trabajo de Entrenamiento (PTE) que tiene esta otra secuencia:

Una Pedagogía del Judo implica ciertos requisitos no sólo académicos, experiencia, métodos de trabajo, creo que educar es dar lo mejor de uno, con amor, desinterés, humildad, saber transmitir los conocimientos, considerar el uso complementario de materiales didácticos, audio visuales, videos, CR-Rom, DVD, computadoras, y formas expositivas y de investigación que permitan mejorar la transmisión del conocimiento.

Nuestra particular manera de formar a atletas de competencia y practicantes recreativos del Judo de diversas edades y géneros, obviamente tiene un estilo, una interpretación, Esta metodología de trabajo la podemos resumir en los siguientes pasos:

a) Programa curricular

b) Didáctica del profesor

c) Aptitud y actitud del estudiante

d) Resultados y evaluación

En Sinchijudokan Institute seguimos esta secuencia de aprendizaje con nuestros alumnos según sus niveles de experiencia.

a) Enseñanza de los principios y fundamentos mecánicos del Judo. Reigishiki, Bushido, Teoría del Judo.

b) Ukemi waza en todas sus formas, hay que saber lanzar, pero también hay que saber caer.

c) Aprendiendo a mover los pies, el cuerpo, y a desplazarse con soltura, flexibilidad, elasticidad; creando vacíos, finteando Kensei, esquivando, amagando; Jigotai, Shizentai; Tsuriashi, Taisabaki; Shintai, Tandoku renshu.

d) Aprendiendo a desequilibrar con el cuerpo, ubicando ángulos; Kuzushi, Happo no Kuzushi, Hando no Kuzushi, Tsukuri, Jibun no Tsukuri, Aite no Tsukuri, Kake.

e) Perfeccionando la técnica, los movimientos, los tiempos, dirección; Uchikomi waza, Kakari geiko, Yakusoku geiko.

f) Perfeccionando el estilo y perfomance, Kaeshi waza, Renraku waza, Renzoku waza, Gonosen waza, Randori.

g) Respetando los principios del Newaza, el Henka waza o transiciones, las técnicas de Fuesgi o escapes, el Newaza no debe descuidarse en la práctica de los estudiantes, debe ser intensa, sólida y específica en cada aplicación de las técnicas, usando Kuzushi, Tsukuri y Kake en todo el proceso del Katame waza.

De esa manera, se instruye también al futuro instructor a ser organizado y preparar una metodología de la enseñanza tomando en cuenta las diferencias de capacidad, velocidad de aprendizaje, diferencias de nivel y expectativas de los estudiantes.

El concepto o la imagen del instructor o entrenador tradicional de Judo debe modificarse, los mismos instructores no dan un contenido académico a sus enseñanzas, muchas veces las encasillan dentro de un marco de empirismo, limitando las expectativas que los estudiantes pueden tener para desarrollar su Judo y su estilo.

Por ejemplo, en una sesión o clase es necesario impartir un tiempo de explicaciones detalladas de las técnicas, inclusive, enseñando varias formas de Kuzushi para una misma técnica, varias formas de entrada, enseñando variantes como opciones, de acuerdo a las características antropomórficas de cada estudiante, o según sus habilidades.

Todos los estudiantes no tienen las misma claridad para utilizar una técnica en la misma eficiencia, esas diferencias podrían solucionarse con la calidad de instrucción, que va enriquecida por el complemento de la teoría y la praxis, y solamente son posibles de ser enseñadas cuando el instructor es investigador, estudioso, detallista, innovador, creativo, y haya dedicado un tiempo especial a su formación académica.

Realmente los tiempos han cambiado, en los comienzos del Judo como deporte, los instructores tal vez no sentían la necesidad de capacitarse, estudiar, o de tener ciertos requisitos mínimos de educación personal, bastaba con ser un buen judoka, destacar en las competencias. Pero está demostrado que en el deporte en general, los mejores entrenadores o profesores no son necesariamente los campeones de las competencias.

Por qué ?, porque la función docente o educativa requiere habilidades y talentos especiales, unos nacen con ellas, otros las adquieren con dedicación. No todos tienen las capacidades para transferir conocimiento, ni todos las habilidades para aprender fácilmente una disciplina, unos necesitan mas detalles, más abundancia en las explicaciones.

Por eso un instructor de Judo debe necesariamente tener un nivel de educación académico superior, eso es lo deseable, que sepa tener un análisis crítico, elaboración de hipótesis, fundamentando sus conclusiones con base, sabiendo elaborar estudios e investigaciones.

Quizá esta clase de inconveniencias se observan mejor en el deporte del fútbol, muchos destacados ex jugadores siguen cursos de entrenadores y se hacen entrenadores, acumulando una importante experiencia, pero no los completa, no los hace idóneos para esa función.

Porque las exigencias de la vida moderna, de la tecnología, de las condiciones de calidad de vida, de los cambios sociales, empujan y exigen que un entrenador de cualquier disciplina deportiva asegure la eficiencia de su capacidad preferiblemente bajo la experiencia académica superior.

Posiblemente esta apreciación no sea simpática a muchos instructores pragmáticos que son activos ya por muchos años, pero la realidad es esa, hoy en día es necesario actualizarse, capacitarse con los nuevos conocimientos, la nueva tecnología de la computadora y programas de aplicación, uso de videos, CD, DVD.

Así como también en materia de fisiología del deporte, de la bioquímica del organismo, de las lesiones, de la biomecánica, nutrición, conocimientos que un dedicado instructor debe estar enterado para complementar sus habilidades y experiencia en Judo, no hablamos de tener que ser un experto o académico en estos asuntos, pero hay que conocerlos.

En una ocasión, un sicólogo deportivo me comentaba que le extrañaba que algunos instructores veteranos todavía enseñaban usando un palo o bastón, me puso de ejemplo un video que había visto del maestro Kanae Hirata, el decía que esa actitud inhibía a los estudiantes, podía afectar sus rendimientos, especialmente si eran niños, y no dejaba de tener alguna razón este profesional.

Sin embargo, es diferente ver usar un bastón a un instructor, y ver usar su palo a Hirata Sensei, quien lo usaba para acompañar sus indicaciones, su imagen de veterano estaba representada con su bastón como guía, como lo hacía Moisés al guiar a su pueblo saliendo de

Egipto; como señal de autoridad y paternalidad. La imagen del maestro suele tener un carisma paternal, amical, filial en los alumnos.

No recuerdo haber visto a un Sensei alguna vez dar un palo a algún alumno, mas bien sí jugando o tomando el pelo a los mas flojos, de cualquier modo, creo que el uso del bastón antiguamente, era parte de las herramientas metodológicas o didácticas que se estilaban antes, como ahora es la pizarra. El Judo no estuvo excepto de esa experiencia docente.

La firmeza y disciplina es parte del comando de un instructor, no se requiere otra cosa, que una entrega, conocimiento y diligencia docente para transmitir los conocimientos, hacer demostrando es la mejor manera de enseñar, probando que lo que decimos funciona, el instructor debe saber demostrar cada técnica, las transiciones entre waza y waza. El respeto se gana así, siendo imagen de competitividad y eficiencia.

En cuanto a la estructura académica, el gráfico que sigue resume nuestra metodología y las secuencias que seguimos en Sinchijudokan Institute para enseñar el Judo, enseñar rendimientos de alta perfomance a los atletas que compiten, y consolidación técnica a los que se alistan para ser instructores.

La primera fase es de enseñar los fundamentos o principios del Judo, que serán la base para una sólida formación del yudoka. La fase dos, busca que los conocimientos se automatizen en las reacciones del cuerpo, las reacciones, transiciones en el sistema de ataque y defensa deben tener esa característica, expresarse automáticamente.

La fase tercera en este proceso de enseñanza, busca establecer el alto rendimiento, las perfomances, la eficiencia de los movimientos y la biomecánica del judo en sus diversas técnicas; todo waza debe tener sus variantes en el ataque y defensa; empelando bloqueos, enrutamientos de contra ataque; la estrategia del combate, los factores de los movimientos; el incremento de la capacidad de decisión en fracciones de segundo; la actitud emocional, mental y espiritual del atleta.